me siento como una pequeña flor a la que van transplantando todo el tiempo de maceta en maceta... de espacio en espacio... y es un eterno empezar de nuevo donde incluso se diluye la sorpresa y el agradecimiento de estar en un nuevo lugar...

esta historia me hace sentir que nunca puedo encontrar mi verdadero lugar en el mundo...

hace tiempo esto de cambiar de lugar en lugar me renovava, sentía que realmente evolucionaba... que iba como pasando de círculo en círculo...

otra vez me vuelvo a sentir como la bolita pequeña del juego del laberinto circular... tendría que comprarme uno y usarlo como brújula, para saber adónde estoy y cómo salir de un lugar a otro...
y que sea uno de mis objetos mágicos...

mono autoexistente... mayo de 2007

Comentarios

desde la pedrera. rocha. uruguay




Gracias por sintonizar y escuchar este latir!!!