.:.

.: namaste | salaam | aloha | hi | hallo | aló | ciao | in lak'etx | përshëndetje | sawubona | tere | bangawoyo | howdy | hoi | hala | sawubona | ni hao | hola!!!
visitá mi colección de saludos en todas las lenguas

español ||| english ||| català
|||

domingo, 9 de diciembre de 2007

.: el milagro de los artistas. por Roberto Alfaro

venado tuerto. santa fe. argentina.

Declarada de Interés Provincial Dec. 2377




Recorrido de un destino común


setiembre 1998 | Nro 15 | Un cacho e' cultura


Premio Cortázar a la Mejor Revista de Cultura del 2005, entregado por la Cámara Argentina del Libro


Fortalezas y debilidades de la cultura venadense

En los últimos meses, impulsados por la Coordinación del Plan General, todos los sectores de Venado Tuerto, se han puesto a la tarea de evaluar "fortalezas y debilidades" de sus respectivas áreas. El sector menos ordenado orgánicamente para llevar adelante esta ímproba tarea, era cultura. Pero había que elegir un delegado representante. El favorecido resultó ser, por votación unánime, Horacio Ñoti Martínez; tal ves en ese momento nadie haya podido imaginar —o sí— hasta qué punto quedaría comprometida su vida en ese sencillo nombramiento. A partir de entonces, un incansable accionar del delegado motorizaría lo que iba a resultar una de las conclusiones mejor trabajadas de la ciudad. El procedimiento consistió, primero, en la búsqueda consensuada de cinco representantes de la cultura local que pudieran abrir el debate y motivar una posterior jornada de talleres en la que se profundizaran algunos puntos salientes de la realidad cultural venadense.

LOTE transcribe a continuación las cinco ponencias con que se abrió el debate el sábado 1º de agosto en la Sala 2 del Centro Cultural Municipal. Las reproducciones son textuales de la primera y segunda intervención de cada uno de los panelistas, excepto la de Pablo Sevilla, que siendo el único en llevar un texto escrito, tuvo la gentileza de cedérnoslo completo.

De esta manera se intenta dejar un testimonio escrito de tan importante acontecimiento —del que se desprende una madurez muy alentadora de la sociedad venadense y del sector en particular— y, por otra parte, dar oportunidad a un número mayor de personas de sacar sus propias conclusiones a este respecto.

También presentamos la síntesis de los trabajos surgida en los talleres del 8 de agosto en la Escuela de Enseñanza Media Nº 206. Es la que el sector presentó en los Talleres Generales.



Roberto ALfaro
Habla
Escribe


EL MILAGRO DE LOS ARTISTAS

Primera Intervención

Una vez dije que soy un hacedor de imágenes más que de palabras,
pero también es cierto que
la docencia
una vocación a veces no tan fuerte pero últimamente redescubierta en mí,
hace que indague y piense acerca de las posibilidades de la imagen
en todo esto que discutimos esta noche.


Quiero engancharme con lo que decía Roberto Esteban (Landaburu).

Aquí en Venado Tuerto nació una idea y esa especie de locura se traslada a Teodelina. En el libro de apertura de esa sala yo dejé anotado algo que sentí en ese momento, era un homenaje a un artista que los que hacemos imágenes veneramos (yo particularmente) y dije:

"pareciera una especie de fortín en la frontera, pareciera también la frontera de otra utopía".

Y tal vez lo de hoy también sea una utopía,
la de retomar tantas inquietudes,
tantos anhelos,
tantos sinsabores,
tantos encuentros y desencuentros,
para que esta noche surja la posibilidad enorme de intentar,
de armar hacia delante lo que es la cultura en la ciudad.


La cultura que está (coincido con los expositores anteriores), se puede encarar desde distintos aspectos.

Particularmente creo, por haberlo padecido, que la educación conductista, de alguna manera, arruinó mi primaria y mi secundaria,
aunque a pesar de eso se ve que guardé alguna energía para descubrir y descubrirme,
en una ciudad que se abrió y me brindó la posibilidad del arte como expresión de otras cosas que no había podido desarrollar en la primaria y en el arte.


También es cierto que trasplantado, no sé por que motivo, después de 30 años todavía no pude (y quizás esto que pueda surgir aquí me ayude) saber qué hago yo aquí, en Venado Tuerto, hoy, después de 30 años.

Me encuentro con una ciudad que durante mucho tiempo ha entronizado el auto más grande, como decía René (Longobardi), a mí me hizo mucho daño en un período interesante e importante de mi vida, después del secundario.

Como simple pintor y docente quiero tomar y leer una frase de la "Historia Universal del Hombre" de Erich Kahler:


"La vida del hombre primitivo, como la de un animal, es una vida de desconfianza y temor, una vida que está esencialmente a la defensiva en su temor y actitud defensiva.


El hombre primitivo es incapaz de distinguir

entre lo material y lo inmaterial,
entre el mundo visible y el invisible,
entre un objeto animado y otro inanimado,

percibe sólo sensaciones.



Hoy el gran curso de la evolución humana parece, aunque en diferente nivel, volver al hombre a su punto de partida, a un estado de caótica participación, el hombre se encuentra irremediablemente atrapado en

una red de relaciones universales y reacciones recíprocas

que no comprende ni controla, está continuamente atormentado y agitado por el miedo, personaliza, demoniza, hace razas, clases y personas responsables de su sufrimiento y además las persigue, hablo de la guerra, la guerra que tenemos todos, del conflicto creado por una educación que debe cambiar rápidamente."

Escuchando a Guy Sorman me dejó sorprendido, porque cuando le preguntan acerca de la cultura, dijo:


"el milagro de los artistas,
de los creadores en cada lugar
puede salvar la cultura de esos lugares"
,

hablaba de la evolución, del avance,

de la posibilidad.

Criticó mucho a Estados Unidos como un modelo que seguimos todos.

Yo no creo en la globalización porque no hay síntesis de cultura, estamos como embobados detrás de otra cultura y no estamos haciendo la nuestra, pero admiro lo siguiente:


"no desperdician a los creadores,
los utilizan al máximo,
los protegen"
.


Yo soy un admirador de la Bauhaus por lo que generó en un momento importante, a principios de siglo en Alemania, una escuela que seguramente cerró Hitler porque no convenía a sus intereses lo que allí se discutía, porque se pensaba. Los artistas que emigraron a Estados Unidos, entre ellos Joseph Alberts, crearon en la gente joven todo lo que después fue el movimiento cultural artístico de Estados Unidos, hasta allí Estados Unidos era una provincia como arte,

y transcendieron.



Yendo a algo más concreto,
aquí hace falta un marco de referencia,
un marco de la obra que hacen los hacedores,
que hacen los artistas,
los creadores en todos los niveles
,

no puedo descartar ningún nivel.

Ese marco contenedor, común para todos, tengo la sensación que no ha estado estos últimos años, aquí se habló de iniciativas, de hechos, circunstancias que se fueron haciendo,

la Facultad Libre,
el Galpón del Arte,
Nuclearte, etc.,


tantísimo esfuerzo individual o grupal,
pero está haciendo falta un eje que aglutine, que acomode y proyecte.



El siglo XX que ya termina, comenzó en realidad, después de la Primera Guerra Mundial, en 1920, tengo la sensación que ya hace unos cuantos años que comenzó el siglo XXI, y nosotros estamos todavía añorando seguridad y la certeza, como el hombre primitivo —disculpen la irreverencia—:

en bolas y sin documentos.



Creo que aquí los artistas tenemos que reclamar la atención de la ciudad para ser protegidos,
no que nos digan qué tenemos que hacer
sino que lo que hagamos se preserve
y sea el patrimonio del próximo siglo que ya estamos viviendo.

Hay distintos niveles de la cultura, pero debemos tener en cuenta que
la educación por el arte hace que el hombre pueda expresar toda su potencialidad.



Si no podemos expresarnos totalmente
eso hace del hombre un hombre que sufre,
que tiene miedo,
que no entiende al otro

porque no se comprende a sí mismo.


Segunda Intervención

A mí me aterroriza la contradicción, la pregunta, hay una incertidumbre.

Aquí estamos buscando una unidad,
no seguir con esas diferencias,
sino hacer una unidad para la ciudad, hacia fuera.

Recibimos mucho de afuera y a mí particularmente no me interesa demasiado, eso es resultado de la educación que fue persiguiendo lo que se persigue:

no dejar que sueñen.



Hay que salir rápidamente de eso,
porque al perder el sueño perdemos

el sentido de la creación.



Creo que aquí, de una vez por todas, hace falta una política cultural en serio, donde no intervenga nunca más lo partidario, para que no le dé la oportunidad a nadie de tomar revancha cuando le toca el turno, y creo que tengo derecho a decirlo.




Creo que tampoco va a ser fácil salir, porque estamos esmeradamente educados para que esto continúe.




Por favor busquemos, encontremos la manera de lograr ese marco de referencia, no sé si contradigo a alguien con esto que digo,

pero esto es una inversión.





Yo cuando trabajo no estoy pensando en el dinero,

y

la ciudad sí
debe pensar
como contener y proteger
esos bienes culturales
que se hacen permanentemente.





Aquí hay un problema de inversión,
de presupuesto, acá hace falta la inversión,




cooperar,
no competir;




integrar,
no desintegrar;





construir sentidos.





Roberto Alfaro

Roberto Alfaro

Nació en Villa Cañás, en 1944.
Lo trajo al mundo la partera del pueblo, Doña Leonor.
De padre bancario, el pequeño Roberto paseó con su familia por todo el país.

En ese deambular completó sus estudios con interrupciones, asombrado, conociendo lugares y d ejándolos, conociéndo gente y despidiéndose. A los dieciocho años ingresó en la Escuela de Artes de la Universidad Nacional de Córdoba. A los veintitrés egresó con las máximas calificaciones con su trabajo “El Quijote”. Desde entonces no se supo que esa E scuela de Artes haya otorgado un acta calificadora en reconocimiento a los méritos expresado como alumno. Después de egresado, llegó como siempre, de la mano de su padre a la ciudad de Venado Tuerto. Iba a quedarse por tres días. Pero a mediados de este a ño se cumplen tres décadas de aquel primer día. Allí conoció accidentalmente a Nora Canuli, la primer mujer que vio al llegar. Con ella tuvo a Gonzalo de veintiun años, a Nicolás de diecinueve, y a María Celeste de dieciseis. Roberto Alfaro, es uno de los artistas más importantes que haya tenido la ciudad.

Y hoy, cuando es algo más que un docente de arte, dirige la Escuela-Taller de Artes Visuales BAUHAUS del Espacio Nuclearte, y allí se lo puede ver, detrás de los pinceles, con las manos y el alma manchada de oleos y acrílicos, mirando por la ventana que da a la calle Rivadavia, imaginando, soñando en colores.


las imágenes que ilustran esta nota, en ByN,

LOTE | POEMAS de Pablo Miquet | Ilustrado por Roberto Alfaro | abril 1997 | nº 1 |


las imágenes que ilustran esta nota, en color, son mi trabajo evolutivo en la creación, bajo la guía artística de Roberto Alfaro cuando entre pinceles y con las manos y el alma manchadas de óleos y acrílicos me ayudó a recuperar la conexión con mi propia imaginación y a soñar en colores.

estas láminas están a la venta. si estás interesad@ en adquirir alguna, escribime a eljardindeka@gmail.com.


Gracias por tu colaboración y apoyo a las expresiones artísticas y a la cultura!!!


mis experiencias personales, de la mano de Roberto:

plásti.ka.AR | vt | 2001 | escuela taller de artes visuales bauhaus | kandinsky | espacio nuclearte.click

M O S T R . A R T E . mostrar al mundo (a vos) lo que hago en el arte.
plásti.ka.AR | vt | 2001 | exposición colectiva | arte abstracto | pinturas | escuela taller de artes visuales bauhaus | espacio nuclearte.click


.:.

1 comentario:

Lighten Angel dijo...

Y de a poco un angel se fue haciendo habitue de este espacio...

Creo que ya te lo dije una vez: es maravilloso e impresionante todo lo que tenés para mostrar y decir.

Aunque sean cosas que dijo otro a quien vos aprecias mucho o admiras, vos las compartis. Y eso es buenisimo.

Reconforta saber que hay algunos a quienes les importa cooperar, y que tienen la esperanza de que siempre se puede hacer algo mejor...

Cuanta luz!

Carlita

P.D.: Acá hay un llamador de angeles que suena por la brisa que entra por la ventana. Gracias :)



yo creo en los sueños... en los sueños humanos que duermen en los corazones... los sueños humanos son susurros de dios, susurros de la vida... somos nosotros los que al creer en ellos hacemos posible que esos susurros tomen forma y cobren vida... la magia de la vida se encarga de los detalles ... nuestro trabajo es sostener la esperanza y la visión en ellos... y confiar!!!


.:.